marketing-viral
El Marketing viral
abril 25, 2016
Momento de la verdad
El Momento de la verdad
mayo 6, 2016

Errores a evitar en email Marketing

Email-Marketing-evitar-errores

En otras ocasiones ya hemos hablado del email marketing una de las herramientas más poderosas y eficaces para lograr subscriptores voluntarios que, a través del proceso de fidelización, se transformen en clientes del servicio habituales y productos que ofrecemos en nuestros sitios. De cualquier manera, hay que destacar ciertas prácticas que debemos evitar a la hora de emplear este recurso.

Lo primero que hay que decir, y es lo más esencial, es que toda estrategia de este tipo debe ser por subscripción voluntaria. Si creó el suyo y lo está mandando a todos y cada uno de los contactos que tenía en su lista, sin que ciertas de esas personas lo hayan pedido de forma expresa, se considera ‘spam’, eso es anti-marketing. No solo carece de sentido, sino que además de esto puede ser perjudicial para su negocio. Todos sabemos que no hay algo más molesto que abrir la bandeja de entrada de nuestra cuenta de correo y localizarla atestada de mensajes que no pedimos.

EJEMPLOS ERRÓNEOS DE USO DE EMAIL MARKETING

Examinemos esta situación: si mis publicaciones tienen que ver con el mercadeo o bien los negocios por Internet, carece de sentido que les haga llegar estos mensajes a quienes, por poner un ejemplo, no leen el idioma de España. Tampoco tiene sentido que mande información de mercadeo en Internet cuando los auténticos intereses de esas personas son la cocina, los juegos electrónicos o bien el deporte. ¿Para qué exactamente saturar los e-mails de estas personas si, con el tiempo, jamás comprarán mis productos simple y simplemente por el hecho de que no les resultan de interés?

Entonces, la primera regla que se debe aplicar en el momento de crear una estrategia de email marketing es pactar que ha de ser única y solamente por suscripción voluntaria. Y no hay que caer en una tentación que para ciertos es irresistible: adquirir  una supuesta base de datos con mails reales. Por una parte, es común que la mayor parte de las personas no reciba la información que manda, puesto que las cuentas no existen o bien están desactivadas. Igualmente, ¿qué sentido tiene ocasionarle alguna molestia a una persona que recibe una información que no ha pedido? Si a tí no te gusta el “spam”, ¿por qué hacérselo a otros?.

 

email-marketing

A mí, particularmente, me causa muchas molestias, de diferentes formas. Por servirnos de un ejemplo, me hace perder tiempo y ese tiempo perdido se traduce en dinero perdido. Además de esto, y no es un detalle menor, el ‘spam’ es ilegal en numerosos países. En EEUU, por ejemplo, es preciso cumplir una normativa en el momento de mandar folletines electrónicos, o te multan. Igual sucede en España. En ciertos otros lugares, la legislación es laxa o bien, sencillamente, no existe, pero eso no quiere decir que el ‘spam’ sea válido o esté bien visto.

Por otra parte, aunque no fuera ilegal, está claro que el ‘spam’ va en contra de las reglas de etiqueta de Internet. Y ese es un inconveniente que a usted y su empresa puede provocarle dolores de cabeza, o peor todavía, pérdida de recursos y dinero. Por eso, tener estas medidas en cuenta se antoja fundamental si contamos con una herramienta de gestión que controla nuestras listas de clientes. Imagínate que nuestro negocio es una asesoría contable y bombardeamos a un montón de direcciones de correo que no están interesados en nuestros servicios con información que no les importa. Incoherente, ¿no? Puesto que la primordial función del email marketing es establecer una relación de confianza y verosimilitud con ese objetivo al que deseamos transformar en usuario, es simplemente inapropiado bombardearlo con ‘spam’, o sea, con información que , de forma voluntaria, no ha pedido.

Como conclusión, es preferible que nuestra lista de subscriptores no sea muy abundante y que sí, más bien, sea formada por clientes del servicio que admitieron de forma voluntaria percibir la información que tenemos preparada para ellos. Ese es el paso inicial para comenzar el proceso de fidelización, esto es, para cultivar esas relaciones que, con el tiempo, conforme la confianza aumente, van a repercutir en la adquisición de los servicios y productos que ofrecemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.